Derechos Culturales, qué son y para qué sirven

Los derechos culturales son parte fundamental de los derechos humanos, cuyo objetivo es garantizar el cumplimiento, respeto, promoción y protección del acceso, goce y ejercicio de las personas y comunidades de la vida cultural de su elección.

Todos los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes, y los derechos culturales son, al igual que los otros derechos humanos, expresión y exigencia de la dignidad humana.

La cultura es un concepto vasto, diverso  y sobre todo inclusivo, comprende todas las manifestaciones de la existencia humana, valores, creencias, condiciones, usos y costumbres, idiomas, saberes, artes, tradiciones y modos de vida, por medio de los cuales una persona o un grupo se identifica, expresa su humanidad, así como los significados que da a su existencia y a su desarrollo.

La cultura refleja y configura los valores del bienestar y del desarrollo en la vida económica, social y política de los individuos, los grupos y las comunidades. Por ello, es preciso asegurar para las personas el disfrute de la cultura y sus componentes en condiciones de igualdad, dignidad humana y no discriminación.

La identidad cultural debe entenderse como el conjunto de referencias culturales por el cual una persona, individual o colectivamente, se define, se constituye, se comunica, se identifica, y debe ser reconocida en su dignidad.

El respeto de la diversidad cultural y de los derechos culturales es un factor determinante para la legitimidad y la coherencia del desarrollo sostenible basado sobre la indivisibilidad y colectividad de los derechos humanos.

El objetivo de proteger y promover el respeto a los derechos culturales aplica tanto para quienes participan de la creación, estudio, investigación y enseñanza de las expresiones artísticas como de quienes lo estudian, consumen y practican como parte de su desarrollo personal, en todos los casos desde las ópticas individual y colectiva.

Los principales objetivos de los Derechos Culturales: 

  • Crear, conservar, preservar, desarrollar, adecuar y administrar expresiones artístico-culturales materiales e inmateriales.
  • Promover la organización de personas físicas y morales con fines artístico-culturales, así como la gestión y administración de espacios virtuales y/o físicos para el desarrollo de actividades de la misma índole. 
  • Formular políticas culturales.
  • Apoyar, fomentar, promover y organizar actividades de formación, investigación, participación, capacitación, reflexión, investigación y promoción del arte y la cultura.
  • Impulsar la educación y formación artística.
  • Promover las expresiones, creaciones y producciones artístico-culturales comunitarias. 

Los derechos culturales han sido reivindicados principalmente en el contexto de los derechos de las minorías y de los pueblos indígenas, para garantizarlos de manera universal y en especial para las personas en situación de vulnerabilidad.

Toda persona, individual o colectivamente, tiene Derecho a:

  • Ejercer la vida cultural, sin discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.
  • Elegir su identidad cultural y a que se le respete, en la diversidad de sus modos de expresión. Este derecho se ejerce, en relación con la libertad de pensamiento, conciencia, religión, opinión y de expresión.
  • Acceder, a través de la educación, formación, documentación, investigación e información, de los patrimonios culturales que constituyen expresiones de diversas culturas, así como recursos materiales e inmateriales de las mismas.
  • Identificarse con una o varias comunidades culturales, así como modificar o renunciar a esta elección cuando así lo desee.
  • No ser obligado a identificarse o ser asimilado a una comunidad cultural contra su voluntad.
  • Expresarse libremente en público o en privado, en el o los idiomas de su elección.
  • Ejercer libremente las propias prácticas culturales, y de seguir un modo de vida asociado a la valorización de sus recursos culturales, en lo que atañe a la utilización, la producción así como la difusión de bienes y servicios.
  • Emprender investigaciones y participar en las diferentes formas de creación  de expresiones artístico-culturales y sus beneficios.
  • Proteger los intereses morales y materiales relacionados con las obras que sean fruto de su actividad cultural.
  • Estudiar, aprender, practicar, capacitarse, formarse e instruirse artístico-culturalmente, respondiendo a las necesidades fundamentales que contribuyan al libre y pleno desarrollo de su identidad cultural.
  • Impartir, enseñar, guiar, mostrar, desarrollar, compartir conocimientos y saberes en su idioma y/o en otros idiomas, sobre su cultura y sobre  otras culturas.
  • Crear, gestionar, administrar, dirigir y  acceder a instituciones educativas distintas de las públicas, siempre que éstas respeten en conformidad con las normas y principios internacionales fundamentales en materia de educación y las reglas mínimas prescritas por el Estado en materia de educación reconocidas internacionalmente y prescritas en el marco nacional.
  • Buscar, recibir y transmitir información de manera libre sobre la cultura y el arte. 
  • Participar en la información pluralista para contribuir a la producción y difusión del arte y la cultura a través de todas las tecnologías de la información y  la comunicación.
  • Intervenir en el desarrollo y cooperación cultural de las comunidades a las que pertenece.
  • Involucrarse en la elaboración, puesta en práctica y evaluación de las decisiones que le conciernen y que afectan el ejercicio de sus derechos culturales.
  • Velar por el respeto de los derechos culturales, y desarrollar modos de concertación y participación, con el fin de asegurar la puesta en práctica, en particular para las personas desaventajadas por su situación social o de pertenencia a una minoría.

Todos estos derechos aplican siempre que se respeten los derechos de los demás y la diversidad cultural de los otros. Hagamos que se respeten. 

 

Responsabilidad de los actores públicos:

Los Estados y los diversos actores públicos deben, en el marco de sus competencias y responsabilidades específicas:

  • Integrar en sus legislaciones y prácticas nacionales los derechos reconocidos en la Declaración de Friburgo.
  • Respetar, proteger y satisfacer los derechos y libertades enunciados en la Declaración de Friburgo, en condiciones de igualdad, y consagrar el máximo de recursos disponibles para asegurar su pleno ejercicio.
  • Asegurar a toda persona que, individual o colectivamente, alegue la violación de sus derechos culturales y el acceso a recursos efectivos, en particular, jurisdiccionales.
  • Reforzar los medios de cooperación internacional necesarios para esta puesta en práctica y, en particular, intensificar su interacción en el seno de las organizaciones internacionales competentes.

 

Responsabilidad de las Organizaciones Internacionales

Las Organizaciones Internacionales deben, en el marco de sus competencias y responsabilidades específicas:

  • Asegurar, en el conjunto de sus actividades, que los derechos culturales y la dimensión cultural de los derechos humanos sean tomados en consideración de manera sistemática.
  • Velar a su inserción coherente y progresiva en todos los instrumentos pertinentes y sus mecanismos de control.
  • Contribuir al desarrollo de los mecanismos comunes de evaluación y control transparentes y efectivos.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales e instrumentos nacionales de carácter declarativo han reiterado la importancia de la garantía, respeto, promoción y protección de los derechos culturales interconectados con los derechos humanos.

Para el cumplimiento de los derechos culturales deberán adoptarse las medidas administrativas, legislativas, judiciales para hacerlos efectivos, además de eliminar los obstáculos o restricciones que impiden su goce y ejercicio. En el caso de las violaciones de los derechos culturales la ley ampara a las víctimas. 

 

LEE:  EDER GUEVARA: El partido que necesita la 4ª transformación

Los Derechos Culturales se encuentran reconocidos en varios tratados internacionales, así como en nuestra Constitución Mexicana: 

En nuestro país, como derechos humanos los previstos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los tratados internacionales en los cuales el Estado Mexicano es parte; lo cual brinda a nuestro sistema jurídico de un amplio catálogo sobre la materia, complementado por los mecanismos jurisdiccionales y no jurisdiccionales de protección a nivel nacional e internacional. 

Dentro de la Constitución Política, se hace un reconocimiento explícito a los siguientes derechos humanos de indóle cultural: protección de las manifestaciones de los pueblos indígenas (artículo 2o., apartado A); acceso a los beneficios del progreso científico (artículo 3o., fracción III); participación en la vida creativa y libertad para la actividad creativa (artículo 4o., duodé- cimo párrafo); al igual que la protección a los intereses morales y materiales correspondientes a las producciones científicas, literarias o artísticas (artículo 28, décimo párrafo). A lo expuesto, cabe añadir que el duodécimo párrafo del artículo 4o Constitucional establece una cláusula general de respeto y protección de todos los derechos culturales, de lo que se permite concluir que existe un sistema jurídico consistente de protección a tales derechos en nuestro orden nacional. 

Los instrumentos internacionales básicos para la protección de los derechos económicos, sociales y culturales prevén importantes disposiciones al respecto, como el caso del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 15), y el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 14) o “Protocolo de San Salvador”. 

Además, dicha protección se aborda en otros tratados internacionales del ámbito universal y regional en materia de derechos civiles, como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (artículo 5); Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (artículo 13); Convención sobre los Derechos del Niño (artículo 31); y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (artículo 30). 

Entre los instrumentos internacionales destacan los de carácter declarativo como la Declaración de Friburgo sobre Derechos Culturales de 2008, que sus 12 artículos están dedicados con puntualidad a los derechos humanos culturales; así como la Declaración de Derechos Humanos de 1948, que en su artículo 27 hace referencia a la protección y respeto de los derechos culturales; al igual que la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre del mismo año, que establece lo propio en el numeral XIII. 

REFERENCIAS

  1. CARTILLA DE LOS DERECHOS CULTURALES, Instituto de la Defensa de los Derechos Culturales de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, Octubre 2020. Disponible en: http://www.cultura.cdmx.gob.mx
  2. CARMONA TINOCO, Jorge Ulises, “El derecho humano a la cultura y su protección internacional”, Derecho y Cultura. México, No. 8, Invierno 2002 – Año 2003. 
  3. COMITÉ DE DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES, Observación General 3: “La índole de las obligaciones de los Es- tados Partes (párrafo 1 del artículo 2 del Pacto)”, 5o Período de Sesiones, 14 de diciembre de 1990. 
  4. COMITÉ DE DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES, Observación General 17: “El derecho de toda persona a benefi- ciarse de la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autor(a) (apartado c) del párrafo 1 del artículo 15 del Pacto)”, 35o Período de Sesiones, 7 a 25 de noviembre de 2005. 
  5. COMITÉ DE DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES, Observación General 21: “Derecho de toda persona a participar en la vida cultural (artículo 15, párrafo 1 a), del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturas)”, 43o Pe- ríodo de Sesiones, 2 a 20 de noviembre de 2009. 
  6. CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS DE LAS NACIONES UNIDAS, Informe de la Relatora Especial sobre los derechos culturales, Farida Shaheed: “Derecho a gozar de los beneficios del progreso científico y sus aplicaciones”, 20o Período de Sesiones, 14 de mayo de 2012. 
  7. CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS, El Derecho a la Información sobre la Asistencia Consular en el Marco de las Garantías del Debido Proceso Legal, Opinión Consultiva OC- 16/99, 1 de octubre de 1999. Serie A, No. 16. 
  8. CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS, Interpretación de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en el Marco del Artículo 64 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Opinión Consultiva OC-10/89, 14 de julio de 1989. Serie A, No. 10. 
  9. COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, Recomendación General 26: “Sobre la falta y/o actualización de programas de manejo en áreas naturales protegidas de carácter federal y su relación con el goce y disfrute de diversos derechos humanos”, 13 de abril de 2016. 
  10. COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, “Los derechos humanos culturales”, Talleres de Trigeminum, S. A. de C. V., Ciudad de México, Noviembre de 2016.
  11. DECLARACIÓN DE FRIBURGO SOBRE DERECHOS CULTURALES, 8 de mayo de 2007, Palais des Nations de Ginebra.
  12. OFICINA DEL ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS, ¿Qué son los Derechos Humanos? Disponible en: http://www.ohchr.org/SP/Issues/Pages/Whatare- HumanRights.aspx. 
  13. PODER JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN, Principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad de los derechos humanos. En qué consisten. Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, Tesis I.4o.A.9 K (10a.), Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Décima Época, Libro XIX, Abril de 2013. 

Gloria Berdeja
Gloria Berdeja
Actriz especializada en Teatro, Comunicóloga, agente cultural, feminista y activista. Directora de la asociación civil Alarte Escénico.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
LEE:  Entrevista a Arantxa Tirado, autora del libro “El lawfare: golpes de Estado en nombre de la ley”

Tal vez te interese...

Charla Eder

00:03:14

Entrevista a Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular

00:39:23
Tania Zepeda y Arsinoé Orihuela entrevistaron al periodista y productor Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular y Ciudadana sobre el Juicio a los Expresidentes.

Entrevista con Alina Duarte: Consulta Popular y Juicio a Expresidentes

00:25:52
En esta charla Alina Duarte explica cómo surgió la iniciativa, el papel del INE, el respaldo que dio el gobierno de AMLO, la importancia de participar, así como los escenarios posibles que se abren en caso de que no se logre el mínimo de participación (40 millones aprox) para volver vinculante la consulta.

Síguenos

13,894FansLike
8,932FollowersFollow
12,038FollowersFollow

Artículos recientes

00:03:14
00:39:23

Entrevista a Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular

Tania Zepeda y Arsinoé Orihuela entrevistaron al periodista y productor Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular y Ciudadana sobre el Juicio a los Expresidentes.
00:25:52

Entrevista con Alina Duarte: Consulta Popular y Juicio a Expresidentes

En esta charla Alina Duarte explica cómo surgió la iniciativa, el papel del INE, el respaldo que dio el gobierno de AMLO, la importancia de participar, así como los escenarios posibles que se abren en caso de que no se logre el mínimo de participación (40 millones aprox) para volver vinculante la consulta.

¿Qué sigue después de la Consulta Popular?

La Consulta Popular va y sentará precedente importante, pero ¿qué pasará después de la consulta?

Del juicio a los expresidentes a la Comisión de la Verdad capítulo México

¡Memoria, verdad y justicia! Debemos incorporar estas dimensiones a la vida pública de nuestro país.