El día en que la pimienta me hizo llorar

Tengo tres años asistiendo a la marcha del #8m en la Ciudad de México. Antes era de las que la observaba por redes porque me daba miedo y no entendía lo que sentían las mujeres que sí estaban ahí, pero moría por estar gritando con fuerza como ellas. Hoy volví hacerlo, pero fue especial, porque es mi deber como mujer, periodista, y colaboradora de Proyecto Esperanza, contar lo que vivimos miles de compañeras. 

Llegué desesperada por alcanzar a mis compañeras que ya llevaban cerca de una hora en el Monumento de la Revolución, me calmé porque una colega me informó que los siete contingentes estaban saliendo poco a poco, ya que, por orden y por seguridad, era mejor de esa manera avanzar. Había de todo, hasta adelante las feministas más aguerridas, que como todas, estaban furiosas; después le seguían los representativos a las causas: el de las madres de hijas desaparecidas y víctimas de feminicidio; la colectiva de Amorosas Madres contra la alineación infantil, mujeres trans, la Asamblea de Barrios, el Frente Popular de Francisco Villa, y miles de mujeres unidas por la defensa de los derechos humanos. 

Éramos 12 mil desafiando el Covid, desafiando el muro que por miedo nos pusieron fuera del Palacio Nacional. Sí, fuimos muchas menos que el año pasado que fuimos 70 mil, pero eso no impidió que gritáramos insignas como: “Ni una más, ni una más, ni una asesinada más. Ni una más, ni una más, ni una desaparecida más”, “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”, “Policía escucha, tu hija está en la lucha”, “No han muerto, las han asesinado”, “¡Mujer escucha esta es tu lucha!”, “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía ¡El violador eres tú!”, “¡Ahora que estamos juntas, ahora que sí nos ven, abajo el patriarcado se va a caer, se va a caer. Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer!”, entre muchas más. Gritabamos con  tanta fuerza que nuestro grito retumbaba desde el Monumento de Revolución, hasta el Zócalo.

Caminábamos enojadas, pero al mismo tiempo felices por estar acompañadas, porque aunque vayas sin una amiga cercana o hermana, en realidad no vas sola, vas con miles de mujeres más que exigen lo mismo que tú. La energía que se siente en todo el trayecto es única, es una sensación de que no estás sola, que estás protegida, y lo que sea que te pase ellas siempre van a estar para ayudarte. Me pasó llegando al Zócalo, al acercarme al pedazo de muro que las compañeras tiraron con todo su coraje quise ver que pasaba pero inmediatamente que llegué los policías que resguardaban el Palacio Nacional desde atrás de la muralla, nos aventaron gas pimienta que, pues, efectivamente penetró en friega por mis ojos, nariz y boca, debo confesar que jamás había tenido esa experiencia, y no fue nada agradable, sin embargo las compañeras feministas en cuanto se percataron de que no la estaba pasando bien me ayudaron para quitarme la horrible sensación que eso ocasionó a mi y a todas las que estábamos cerca; después, nos aventaron petardos, el cuál alcancé a esquivar, pero una colega,  que también es mi mejor amiga, no lo logró, pues éste le alcanzó el pie, ella está bien, no pasó de una molestia y un tenis roto. 

En lo que unas peleábamos con el gas pimienta y los petardos, otras continuaban cantando sus insignias y la “Canción sin miedo’ que hoy día es nuestro himno, el cual ha retumbado por toda Latinoamérica.

Al mismo tiempo el grupo de madres de hijas víctimas de feminicidio cantaban y exigían a la sociedad, a las Fiscalías, al Gobierno en general justicia. “Justicia, Justicia”, gritamos tan fuerte junto con ellas, que no podías no sentir su dolor y no sentir rabia. En la plancha del Zócalo estábamos reunidas, cansadas, mojadas, mujeres de todo tipo, con historias diferentes, con carteles llenos de nombres de compañeras desaparecidas o asesinadas por un hombre.

Niñas, sí niñas, exigiendo a la sociedad que las proteja, que el patriarcado se caiga, que las dejen vivir tranquilas, vivir en paz, y poder caminar y salir a jugar sin miedo a ser robadas y abusadas o violadas.

 

LEE:  Sobre el fenómeno de los empleos basura
LEE:  5 tesis políticas sobre el obradorismo

 

Pero ¿sabes qué? Yo me quiero quedar con toda esa emoción, esa fuerza, esa energía, y esa seguridad que todas las mujeres y niñas que estuvimos presentes transmitimos. Desde la mañana del 8 de marzo que desperté, medité, lloré, y me empoderé para salir a las calles, porque nunca, pero nunca más, tendrán la comodidad de nuestro silencio. Hasta que la dignidad se haga costumbre. 

Primavera Diaz
Primavera Diaz
Consultora en comunicación y cambio social con perspectiva de género para el sector empresarial y emprendedores de alto impacto, mujeres emprendedoras, empresas sociales, ONG´S, e Instituciones Públicas. Creadora del programa de empoderamiento económico “Mujer Libérate”. Asesora de comunicación y perspectiva de género en la Cámara de Diputados. Forma parte de la Red Feminista para la Transformación. Y lleva más de 10 años trabajando como consultora para mujeres emprendedoras.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Tal vez te interese...

Charla Eder

00:03:14

Entrevista a Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular

00:39:23
Tania Zepeda y Arsinoé Orihuela entrevistaron al periodista y productor Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular y Ciudadana sobre el Juicio a los Expresidentes.

Entrevista con Alina Duarte: Consulta Popular y Juicio a Expresidentes

00:25:52
En esta charla Alina Duarte explica cómo surgió la iniciativa, el papel del INE, el respaldo que dio el gobierno de AMLO, la importancia de participar, así como los escenarios posibles que se abren en caso de que no se logre el mínimo de participación (40 millones aprox) para volver vinculante la consulta.

Síguenos

13,894FansLike
8,932FollowersFollow
12,038FollowersFollow

Artículos recientes

00:03:14
00:39:23

Entrevista a Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular

Tania Zepeda y Arsinoé Orihuela entrevistaron al periodista y productor Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular y Ciudadana sobre el Juicio a los Expresidentes.
00:25:52

Entrevista con Alina Duarte: Consulta Popular y Juicio a Expresidentes

En esta charla Alina Duarte explica cómo surgió la iniciativa, el papel del INE, el respaldo que dio el gobierno de AMLO, la importancia de participar, así como los escenarios posibles que se abren en caso de que no se logre el mínimo de participación (40 millones aprox) para volver vinculante la consulta.

¿Qué sigue después de la Consulta Popular?

La Consulta Popular va y sentará precedente importante, pero ¿qué pasará después de la consulta?

Del juicio a los expresidentes a la Comisión de la Verdad capítulo México

¡Memoria, verdad y justicia! Debemos incorporar estas dimensiones a la vida pública de nuestro país.