María Elena Malagón y el humus

0
243

Ella es María Elena Magalón Hernández, una mujer de Amealco, Querétaro, que siempre ha estado preocupada por la tierra de su región, por lo que decidió emprender un negocio para salvar la tierra que la vio crecer. 

María Elena tiene la historia de resiliencia más hermosa de Amealco. Todo comenzó cuando ella junto con su ex-esposo, emprendieron un negocio de lombricomposta, generando un fertilizante orgánico conocido como “humus”. A raíz de su separación, ella decidió tomar sola el negocio y tiempo después invitó a uno de sus hijos a unirse y ayudarla con la producción. Esto les trajo grandes frutos, pues, de 80 toneladas de humus que se producían, lograron doblarlo a 500 toneladas. 

Pozo Blanco, es el nombre que María Elena decidió darle a su empresa, y es gracias a su comunidad; cuenta, que hace muchísimos años había mucha agua que la gente de la región podía ir a sacar del llamado “Pozo Blanco”, por ello, en honor a este lugar, esta mujer productora decidió bautizar así a su empresa. 

María Elena es ferviente amante de la naturaleza y de la tierra que produce alimentos para el hombre; al observar que los y las agricultoras siembran con fertilizantes que contaminan mucho la tierra, y de igual manera estos productos que día a día se consumen, es que ella decidió empezar a crear este tipo de fertilizante orgánico, que obtiene a raíz de la lombricomposta, las lombrices en la tierra hacen un trabajo increíble al alimentarse de las bacterias patógenas, y así, se crea el humus. 

“Amo tanto a la tierra que yo quería hacer algo, por qué la hemos envenenado todos un poquito”, Maria Elena. 

María Elena es ganadora del Balloon Internacional Amealco 2016, un programa de empoderamiento económico para los habitantes de las comunidades en México, a raíz de eso y del trabajo aprendido, de su empoderamiento, y de todas las herramientas que obtuvo durante el programa, logró incrementar de 250 a  500 toneladas su producción, y sigue, no puede parar. 

Esta mujer productora, emprendedora, e inteligente, no se dejó vencer por nada, ni por nadie, se empoderó desde el momento que vio la solución para salvar sus tierras, ahí fue cuando entendió que nada ni nadie podía quitarle las ganas y el sueño de hacer algo por su tierra. Ahora, María Elena no solo vende en su natal Amealco, Querétaro, también distribuye su fertilizante por varias ciudades del país, y está analizando la posibilidad de distribuir en todo México. 

María Elena es un gran ejemplo de lucha, de poder, y de que nunca, pero nunca debes de dudar de ti y de tu conocimiento. 

 

Artículo anterior“Hasta que la dignidad se haga costumbre”
Artículo siguienteSin maíz, no hay postre
Primavera Diaz
Consultora en comunicación y cambio social con perspectiva de género para el sector empresarial y emprendedores de alto impacto, mujeres emprendedoras, empresas sociales, ONG´S, e Instituciones Públicas. Creadora del programa de empoderamiento económico “Mujer Libérate”. Asesora de comunicación y perspectiva de género en la Cámara de Diputados. Forma parte de la Red Feminista para la Transformación. Y lleva más de 10 años trabajando como consultora para mujeres emprendedoras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí