No somos ningún hombre

Comparto con Sabina Berman la indignación y la rabia de ver que en este partido-movimiento popular de raíces de izquierda al que llamamos Cuarta Transformación, donde muchas mujeres hemos encontrado un espacio para militar en los principios de justicia e igualdad, haya quienes hoy nos den un revés, anteponiendo el capital político electoral a nuestra dignidad. Es el caso de quienes en estos días han entregado a Félix Salgado Macedonio la candidatura al gobierno de Guerrero, al tiempo que ignoran, como si se tratara de cualquiera de los regímenes anteriores de impunidad patriarcal, las cinco denuncias por violencia sexual que tiene este político.

He ampliado sobre este caso en otros espacios de opinión y de protesta, de la mano más de seiscientas compañeras que ven en Félix una amenaza latente para la construcción de una transformación de la política y de la vida pública nacional. Sin embargo, esta columna en particular me gustaría dedicarla a otro tema preocupante en el que, a pesar de mi reconocimiento a su trabajo y su lucha feminista, no puedo compartir con la dramaturga Sabina Berman. Esta idea a la que me refiero está plasmada en los primeros párrafos de la columna que publicó ayer en El Universal. Específicamente donde, al referirse a las secretarias del gabinete, señala que son hombres ministros, a pesar de que se pinten la boca.

Esta metáfora que, quiero pensar, se reduce a la forma en la que las secretarias ejercen el poder, ilustra una estrategia narrativa que han querido impulsar la oposición con el fin de profundizar la herida entre el movimiento feminista y movimiento de la Cuarta Transformación. Es una crítica a las secretarias que no solo no viene a cuento con las responsabilidades del caso de Salgado Macedonio, sino que además, el problema principal de esta narrativa es que está basada en una lógica machista de condescendencia, que violenta e invisibiliza a las mujeres y sus trabajos de forma voluntaria, consciente y racional han decidido poner al servicio un proyecto colectivo en el que confían para erradicar las desigualdades de este país. 

Antes de entrar a enumerar las bastas labores que han realizado las secretarias del Gobierno de México para atender la violencia contra las mujeres, me gustaría ahondar un poco en la narrativa impulsada, sobre todo, por mujeres calderonistas. Nancy Fraser lo advertía desde Las Fortunas del Feminismo, una parte del neoliberalismo ha tomado hebras de las legítimas críticas de feministas a los gobiernos de izquierda, y ha reducido la lucha emancipatoria a una lógica capitalista que perpetúa las desigualdades entre nosotras, y desde donde las mujeres de clase media antagonizan y reafirman sus convicciones de superioridad moral sobre las clases populares, bajo el argumento de estos últimos son “bárbaros y patriarcales”.

Siendo el feminismo un movimiento creciente, que cada día toma más fuerza, y que es el único capaz de articular una gran demanda legítima a la Cuarta Transformación, la derecha ve en ella una excelente oportunidad para cooptarla y utilizarla contra quienes ponen en riesgo sus privilegios. Es por ello que agrede e invisibiliza a las mujeres feministas dentro de la Cuarta Transformación reduciendo un movimiento que hemos construido varias cientos de miles de mujeres, a un solo hombre. La Cuarta Transformación no se reduce a Andrés Manuel López Obrador, somos hombres y mujeres libres con la convicción de usar nuestras trincheras para servir al pueblo y no a los intereses de una oligarquía. Nosotras no somos Felix Salgado, como tampoco fuimos jamás Porfirio Muñoz Ledo.

Hace unos días, leía a una mujer de oposición autodenominada feminista que aseguraba que “llevamos una semana sin conferencias mañaneras”, refiriéndose con ello a que esta semana Andrés Manuel se encontraba confinado tras haber salido positivo a Covid-19. Sin embargo, lo que esta mujer demuestra, es su menosprecio y degradación a la labor que cada mañana ha hecho la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en la suplencia del Presidente de la República frente a la prensa mexicana.

Con el caso de Félix Salgado Macedonio, fue Denisse Dresser quien reclamó en redes sociales a las feministas de la Cuarta Transformación un supuesto servilismo silencioso por la designación del candidato: nada más alejado de la realidad. No existieron nunca ni el silencio ni el servilismo por parte de nosotras mujeres feministas afines a Morena que antes incluso del comentario de Dresser, habíamos hecho público nuestro repudio a partir de cartas enviadas a la Dirigencia del partido, en espacios de opinión pública e incluso a partir de la toma de las instalaciones de las oficinas de Morena, como fue la decisión de algunas compañeras. Lo hicimos, por cierto, como las mujeres del PRI y el PAN jamás han podido hacerlo por la disciplina partidista y la imposición jerárquica de clase y género con la que se construyeron sus partidos.

No hace falta mucho análisis para descubrir que esta narrativa que impulsan las mujeres de derecha, tiene detrás de sí no solamente un interés político, sino una base de lógica patriarcal donde se anula en el debate público la agencia de las mujeres que participan, debaten y presionan políticamente dentro de nuestro movimiento político: afortunadamente hemos construído redes de resistencia y apoyo feminista que cada día nos han vuelto más fuertes. A pesar de ello, hay quienes se empeñan desde la oposición en mencionarnos con condescendencia y objetivizándonos, hablando de nosotras como “floreros” y simplemente como cuotas.

No hay reclamo en disertar públicamente sobre las formas en las que las mujeres ejercemos la política porque sí, hay mujeres patriarcales que de poca ayuda han sido en espacios de toma de decisión, al no representar los intereses del resto de nosotras, pero valdría la pena que se hablara de los proyectos y los logros de la Cuarta Transformación en materia de género, esos que la prensa ha decidido no cubrir. Porque considero que, el caso de las mujeres patriarcales, no aplica al Gabinete de la Cuarta Transformación. Aquí un recuento de sus logros:

A pesar de que han querido reducir los proyectos de la Cuarta Transformación a favor de las mujeres a solamente la paridad de género -que por sí solo no es poca cosa, pero sigue siendo insuficiente-, ha habido muchos otros proyectos y programas para atender y erradicar la violencia de género. Por ejemplo, la generación del Grupo Interinstitucional de Estrategias contra la Violencia hacia mujeres, niñas y adolescentes (GIEV), en el que participan todas las dependencias del gobierno de forma coordinada; hablar solamente de paridad resulta más fácil de mencionar, que hablar de la creación de más de doscientas redes de mujeres constructoras de paz en cien municipios estratégicos del país, con una inversión de más de 128 millones de pesos. Además, hoy por primera vez en la historia, las mesas de paz y seguridad a nivel nacional deben tener por ley una representante del INMUJERES, para asegurar la perspectiva de género en las agendas contra la violencia de género, incluido el feminicidio.

La política de cero tolerancia de la Secretaría de la Función Pública (SFP) ante casos de acoso en el Gobierno de México, es una estrategia que han adoptado más de 60 instituciones, y gracias a la cual,  tras denuncias por acoso laboral, Roberto Valdovinos fue separado de su cargo al frente del Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME), así como también han sido destituidos funcionarios como Guillermo Rivera Santos y Víctor Alberto Barreras Castro, cónsules de Tucson y Las Vegas respectivamente. Hablar solamente de paridad invisibiliza la capacitación que desde la SFP se está dando a todos los funcionarios del Gobierno en materia de sensibilidad de género, con el fin de deconstruir poco a poco las lógicas machistas con las que hemos crecido todos y todas socialmente. 

Esa narrativa que desde la oposición y los medios hegemónicos ha buscado invisibilizar el trabajo del Gobierno de México para atender la violencia e inseguridad que sufren las mujeres, no habla sobre el programa de la Secretaría de Seguridad conocido como Misión Género, Paz y Seguridad que trabaja en especializar a la policía para actuar en casos de violencia ejercidos contra las mujeres. Omite hablar de los protocolos para prevenir las agresiones en internet y de las investigaciones en materia de ciberseguridad que ha realizado la Guardia Nacional, mismas que han servido para combatir las redes de trata de personas, las de pornografía infantil y los feminicidios, al tiempo que han sido clave para difundir las Alertas Amber en todo el territorio.

Prácticamente no se ha hablado de la coordinación que ha tenido México con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para implementar el programa Spotlight, una amplia estrategia centrada en prevenir los feminicidios en México y otros países de América Latina. No mencionan en los medios de comunicación el fortalecimiento que se ha dado desde CONAVIM a los Centros de Justicia para Mujeres como espacios para recibir a víctimas de violencia que brindan atención integral: física, psicológica, jurídica, etc.; poco se ha difundido sobre las herramientas que el DIF  ha usado para fortalecer la capacidad de respuesta para atender a niñas, niños y adolescentes. Aunado a esto el Indesol, a pesar la información que los medios no han aclarado, no ha dejado de otorgar subsidios para los Centros de Refugio, donde se ha ejercido el 100% de los recursos designados. 

A pesar de haber tenido conferencias de prensa especializadas para hablar al respecto, no se ha difundido que la Secretaría de Seguridad Pública definió el número de emergencia 911 para atender a mujeres víctimas de violencia en todo el país, y que se ha establecido una red de números locales desde donde se brinda atención psicológica y jurídica a las víctimas de violencia. Esta red telefónica durante el confinamiento ha recibido un especial fortalecimiento y la capacitación del personal para reaccionar de la mejor forma ante la violencia, pues ha sido esencial para atender a las mujeres que han quedado encerradas con sus agresores.

Poco se ha dicho de los logros que ha tenido SPINNA para establecer que los 18 años sea la edad mínima para contraer matrimonio, y se erradique así el abuso sexual de menores comunmente eufemizado como “matrimonio infantil”. Tampoco se han mencionado las herramientas y protocolos que ha desarrollado esta dependencia para prevenir los abusos a la población más joven. Sumado a esto, el Consejo Nacional de Población a echado a andar una nueva fase de la campaña para prevenir el embarazo adolescente y erradicar el embarazo infantil, en este rubro el IMUJERES ha invertido más de 170 millones de pesos a nivel estatal y a nivel municipal, pero esto tampoco ha recibido eco por parte de la prensa.

Al tiempo, la Secretaría de Salud atiende los diversos tipos de violencia, en particular la sexual, con base en la Nom046, que permite en todo el país la interrupción de un embarazo por violación, sin necesidad de presentar una denuncia formal para acreditarlo o estar sujeta a un examen médico. Nada se ha hablado de los programas de transformación cultural que previenen la violencia de género a cargo de la Secretaría de Cultura, como lo son Equitativa y Contigo a la distancia. O de los programas territoriales coordinados con el Instituto Nacional de Federalismo dirigidos a los hombres perpetradores de violencia.

La lista sigue… igual que podríamos ahondar en el trabajo que han hecho las legisladoras con mayoría de Morena desde las cámaras, yendo desde la creación de un Sistema Nacional de Cuidados hasta las Reformas para atender la Violencia Política en Razón de Género. La Ley Olimpia de seguridad digital, la democratización de los Sindicatos que por primera vez contarán con paridad en la representación; La iniciativa aprobada para incluir el principio de perspectiva de género en la Ley  del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica, con el fin de contar con información útil para la generación de políticas públicas enfocadas en las mujeres, y tanto otros que valdría la pena abordar de manera más amplia en otro espacio.

Lo que busco decir es: que no es cierto, que en la Cuarta Transformación las mujeres que participan en espacios sean hombres que se pintan la boca. No es cierto tampoco que la Cuarta Transformación sean mujeres sumisas, sin agencia y que las voluntades y las labores en el movimiento se reduzcan a un solo hombre. La Cuarta Transformación la hacemos diariamente miles, me atrevería a decir millones, de mexicanos, pero también de mexicanas, muchas de las cuales no descansaremos hasta que la Cuarta Transformación sea feminista. 

Toda la Información aquí vertida puede consultarse en la Conferencia Matutina del día 25 de noviembre de 2020.

LEE:  La democracia muere en medio de la crisis climática: Gustavo Petro
Camila Martínez
Camila Martínez
Camila Martínez es estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Es coordinadora de la Red Feminista para la Transformación y Coordinadora Editorial de Regeneración.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Tal vez te interese...

Charla Eder

00:03:14

Entrevista a Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular

00:39:23
Tania Zepeda y Arsinoé Orihuela entrevistaron al periodista y productor Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular y Ciudadana sobre el Juicio a los Expresidentes.

Entrevista con Alina Duarte: Consulta Popular y Juicio a Expresidentes

00:25:52
En esta charla Alina Duarte explica cómo surgió la iniciativa, el papel del INE, el respaldo que dio el gobierno de AMLO, la importancia de participar, así como los escenarios posibles que se abren en caso de que no se logre el mínimo de participación (40 millones aprox) para volver vinculante la consulta.

Síguenos

13,894FansLike
8,932FollowersFollow
12,038FollowersFollow

Artículos recientes

00:03:14
00:39:23

Entrevista a Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular

Tania Zepeda y Arsinoé Orihuela entrevistaron al periodista y productor Epigmenio Ibarra, aguerrido promotor de la Consulta Popular y Ciudadana sobre el Juicio a los Expresidentes.
00:25:52

Entrevista con Alina Duarte: Consulta Popular y Juicio a Expresidentes

En esta charla Alina Duarte explica cómo surgió la iniciativa, el papel del INE, el respaldo que dio el gobierno de AMLO, la importancia de participar, así como los escenarios posibles que se abren en caso de que no se logre el mínimo de participación (40 millones aprox) para volver vinculante la consulta.

¿Qué sigue después de la Consulta Popular?

La Consulta Popular va y sentará precedente importante, pero ¿qué pasará después de la consulta?

Del juicio a los expresidentes a la Comisión de la Verdad capítulo México

¡Memoria, verdad y justicia! Debemos incorporar estas dimensiones a la vida pública de nuestro país.